Como lo había mencionada en artículos anteriores, todos queramos o no somos entes generadores de imagen, y esta se va creando a partir de nuestra imagen física, conceptual y valorativa.

Generándose paralelamente nuestra imagen pública, ya que dentro de la comunidad en donde vivimos, la gente se crea un imagen de nuestros comportamientos, actitudes, valores, trayectoria etc…

En consecuencia se va formando y afianzando nuestra reputación, con nuestro actuar diario y nuestro desempeño, pero esta reputación que lleva años irla creando y apuntalando, puede verse mermada en cuestión de días y verse afectada seriamente de manera tal que nos costará tiempo, dinero y mucho esfuerzo volver a recuperar esa reputación que tantos años llevo forjar.

Existen muchos motivos por los cuales una imagen se puede ir desmoronando.

Uno de los factores más  importantes, es la mala relación con los medios de comunicación ya sean escritos, electrónicos, televisivos.

Se necesita mantener siempre un contacto directo, abierto y constante con ellos, ya que una falta de comunicación y mala información podría degenerar en una mala percepción y por ende una mala información de su parte.

No significa que no puedan ser objetivos y veraces en su información simplemente darles todas las herramientas necesarias para que la información que surja del personaje público sea lo más atinado y cercano a la realidad.

Le recuerdo ¡jamás se enemiste con la prensa, ellos pueden si así lo desean desmoronar su imagen!  mantenga siempre una relación de respeto y cordialidad.

Mantener una vida coherente a lo que nuestros valores, educación y religión nos rigen es primordial para mantener sana nuestra imagen pública, esto se los menciono - porque - existen personajes que no siempre llevan a la práctica este principio.

Recuerde que no tiene que ser un santo, simplemente ser coherente en su vida diaria, dando así la imagen que lo sostendrá y le dará personalidad propia.

No hay peor situación en imagen que una imagen desfasada del pensar y el actuar.

Además siempre habrá gente que le recuerde y haga público esos comportamientos, así que lo mejor será mantenerse equilibrados.

Los valores familiares son básicos para generar una buena imagen, desgraciadamente en nuestra sociedad tan machista, pareciera que esos valores no son prioritarios.

Sin embargo la imagen de una familia con valores, ideales y principios, hará más solida y fuerte su imagen pública, no la descuide.

En consecuencia el actuar de su vida diaria, traerá repercusiones positivas como negativas, está en usted mantenerla coherente, convincente y sólida para que su imagen pública no entre en crisis.

Publicaciones Relacionadas