Ahora que estamos próximos a las elecciones del 5 de julio, no podía dejar pasar la oportunidad de hablar sobre los candidatos a las diputaciones federales, y es que algunos por más que intentan hacerles sentir al electorado que están interesados por ellos y por lograr un cambio, sus signos de identidad están mal manejados y esto les restará votos, en esta tan desangelada elección.

Como asesora de imagen, no tengo recuerdo de una elección tan pobre visualmente hablando y de tan poco impacto, esto puede deberse a la crisis mundial que vivimos pero también a la poca credibilidad, confianza y ánimo que la gente tiene en sus políticos.

Y también hay que ver que los candidatos ponen muy poco interés en articular una buena imagen.

Cada día veo más pendones, con imágenes visuales alteradas por photoshop, sonrisas falsas y slogans pobres.

Es evidente que la idea de una imagen que venda la tienen muy mal definida los partidos y candidatos en Puebla.

¡Candidatos!, es evidente que no son así en la vida diaria, la importancia de la coherencia en imagen lo es todo, su credibilidad está en juego, qué puede pensar su electorado, si mienten en algo tan básico como su foto, qué pensarán cuando los ven en vivo y se llevan la desagradable sorpresa de que no son de la tez que está en los billboards, o que los dientes en su sonrisa no son tan derechos y blancos como pretenden transmitir, y esto sólo por mencionar unos ejemplos.

La realidad visual debe de ir de la mano de la realidad, no pueden pretender ser quien no son.

Por mencionar algunos signos de pertenencia mal articulados por los candidatos mencionaré, la marca de la ropa, la pluma, los speechs, el reloj entre muchos otros.

Es importante recordar que en imagen hasta el más mínimo detalle cuenta.

Y es que para que la gente se identifique con los candidatos es importante hacerlos sentir como en casa, incluidos e identificados.

Una simple pluma habla de esto, veo candidatos en giras, con plumas mont- blanc, cuando su auditorio jamás tendría acceso a estas, una puma bic puede acercarlos más de lo que se imaginan.

En cuanto, al reloj sucede lo mismo, es una burla ver en las giras a candidatos con relojes que valen más de 50,000 pesos, cuando ese no es el ingreso anual de su electorado.

Y ni que hablar de los discursos que se avientan, el 60 % de las palabras que utilizan no son entendidas por la gente, no pueden pretender hablarles con el mismo speech a todos sus públicos es evidente que no todos manejan el mismo vocabulario.

Esto habla de una gran falta de interés en ser percibidos de manera positiva.

No olvide que la imagen consta del más mínimo detalle y si estos no son cuidados la imagen que proyecta se verá en conflicto con su mensaje.

Publicaciones Relacionadas