Credibilidad, liderazgo, influencia, reconocimiento y poder de convocatoria son algunos de los atributos que cada imagen política debería tener.

La percepción que se tiene de un político se basa en su imagen física, pero sobre todo en su imagen valorativa, es decir, lo que su colectivo opina a nivel reputación y resultados.

El diseño y ejecución de una marca política es única, a cada político el corresponden momentos, coyunturas, auditorios y mensajes diferentes.

Es importante recordar que siempre se apostará a que el recuerdo sea, positivo, creíble y coherente entre portador y mensaje.

Las emociones entran en juego en la política, todo diseño y producción de una imagen política deberá humanizar al personaje para movilizar al ciudadano. 

Hoy en día la gente tiene una mala percepción de las instituciones públicas, de los partidos políticos y de los candidatos.

Así que la imagen de los políticos debe diferenciarse de los demás y generar un valor agregado que transmita las bondades de su marca.

Con esto se matizarán las comparaciones y debilitaremos las imágenes por asociación. 

La imagen política está llena de estímulos y mensajes, los cuales requieren de una comunicación eficiente y exitosa dentro del equipo del candidato, y claro de una excelente relación con los medios.

Al mismo tiempo, es necesario que el político transmita emociones y sea asertivo en su entorno, un gran orador es capaz de movilizar masas. 

Es fundamental generar una marca política sólida, la cual potencie las bondades del político y minimice las debilidades, esto no significa en ningún momento perder la esencia del perfil, por el contrario entre más creíble y apegado a la personalidad mayor éxito tendrá en los auditorios.

Una imagen política obedece a las necesidades de los ciudadanos, en ellos se encontrarán las pautas a seguir para  diseñar y ejecutar una marca "top of heart". 

Y recuerde si usted es político, deberá mantener una campaña permanente la cual lo posicionará en la mente de sus electores, le generará valor y sobre todo lo apoyará en sus aspiraciones a corto, mediano y largo plazo.

Porque seamos honestos... la política genera adicción

Publicaciones Relacionadas