Uno de los mitos más comunes sobre detección de la mentira tiene que ver con la mirada. Cuando se carea a la persona sospechosa nos dicen que debemos observar si la mirada se dirige hacia un lugar específico (arriba, abajo, a la izquierda o derecha). Incluso hay quienes creen que si no hay contacto visual, la persona es deshonesta.

Nada más distorsionado, pues por mucho que alguien mire hacia arriba y a los lados, la reacción es producto de una labor de memorización y procesamiento cerebral de información que no tiene que ver necesariamente con falsificación de la realidad. Sin embargo, es cierto que la mirada es un elemento importante a la hora de analizar la forma de comunicar de cada individuo.

En este sentido, los canales perceptuales son claves para desentrañar, no sólo el porqué los ojos pasean de un lado a otro, sino también cómo es nuestra interacción comunicativa.

Diferenciemos estos tres canales a nivel corporal:

  1. Visual. Su cabeza permanece hacia enfrente o hacia arriba, lo mismo que su mirada. La voz es aguda y la conversación mucho más rápida. Tiene memoria de “película”, es decir, detalles visuales como los colores, estructuras, objetos, siempre están presentes en la narración de este tipo de personas como el uso de gestos ilustradores amplios para describir lo que cuenta.
  2. Auditivo. ¿Has notado que cuando alguien te escucha atentamente inclina ligeramente la cabeza hacia un lado? Es porque son personas más receptivas por medio del oído. Su voz al hablar es modulada y con un tono medio. La mirada se encuentra a una altura central, media. Acompañan su discurso con movimientos a la altura de sus oídos.
  3. Kinésico. Las narraciones de este tipo de individuos están plagadas de emociones, que al evocarlas provocan que la inclinación de la cabeza hacia abajo, como su mirada y la voz se torne grave y lenta. Los movimientos se ubican en la parte media del tórax y la respiración en la parte baja del abdomen.

Nuestro proceso creativo se concentra en el hemisferio izquierdo de nuestro cerebro, esta capacidad se ve reflejada cuando al contar o relatar un suceso la mirada se desvía hacia un lado. Pero cuidado, la creatividad es usada por un mentiroso pero ésta no es la única herramienta de la que se vale.

Publicaciones Relacionadas