“Somos la suma de nuestras experiencias.”

En comunicación no verbal, todo lo corporal comunica y las líneas de expresión no son una excepción.

Por ello, dentro de las lecturas faciales, las líneas de expresión o las arrugas, también son un indicador de emociones. Si bien no inmediatas como las microexpresiones, sí de aquellas que han predominado a lo largo del tiempo en un individuo y que arrojan pistas de su personalidad o carácter.

En este sentido, vale la pena mencionar las funciones de las emociones. Éstas pueden ser adaptativas, motivacionales o sociales y como ya comentamos, mientras que una emoción es instantánea, el sentimiento es perdurable:

  1. Emociones primarias: son reactivas positivas o negativas. Aquellas cuya duración no van más allá de segundos, por lo regular no son visibles al ojo, por ejemplo las microexpresiones.
  2. Emociones secundarias: anticipativas, nos acompañan en la expectativa de alguna situación importante. Suelen durar minutos u horas.
  3. Estados de ánimo y disposicionales: predisposicionales, aquellas que ya están arraigadas. Pueden durar meses o años. Cuando perduran a lo largo de los años, éstas forjan nuestra personalidad y se ven reflejados a nivel corporal-facial en nuestras arrugas.

Gestos de ira, tristeza o alegría son las que con mayor facilidad podemos detectar en la cara de las personas al observar sus líneas de expresión. De hecho, una de las arrugas más populares, son las ya conocidas ‘patas de gallo’ que nos muestran, además de la autenticidad de una sonrisa, un carácter alegre, carismático, empático o extrovertido.

Veamos los tipos de arrugas características y su relación con las emociones:

  • Arrugas verticales en el ceño. Denotan sentimientos de ira y enojo. De acuerdo con Rose Rosetree, si son más fuertes hacia el lado izquierdo indican conflictos en el círculo íntimo de la persona; si es más pronunciado en el lado derecho se relaciona con probelmas laborales o profesionales.
  • Las marcas en la frente están relacionados con el carácter y personalidad escéptica o analítica, también son indicativos de desconfianza o mal humor.
  • Las arrugas a los costados de los ojos y las líneas alrededor de la boca nos muestran a una persona alegre, empática y extrovertida.
  • Las comisuras hacia abajo son reflejo de un temperamento melancólico y triste, así como las bolsas en los ojos o los abultamientos. Las ojeras, indican introversión.
  • Las líneas que cruzan las mejillas nos hablan de personas que han sufrido, cuyo carácter es fuerte y combativo.

Si bien, las arrugas no nos determinan si brindan información sobre cómo ha sido nuestro carácter y las reacciones que son más propensas en determinadas situaciones.

 

Publicaciones Relacionadas