En esta ocasión platiqué con Gilberto Brenis sobre la importancia del branding personal. Si hay algo indispensable en nuestra percepción profesional es que todos debemos concibirnos como una marca y como tal, hay que darle su valor y definir atributos para diferenciarnos.

Podemos clasificar el brindign como:

Imagen física: lo que somos como personas, nuestra fisiología e imagen ambiental.

 Imagen valorativa: el conocimiento, la cultura y experiencia. 

Imagen conceptual: imagen pública, lo que la gente piensa que eres. 

No olvidemos el branding olfativo, el olor es el recordatorio más potente. Con ello se puede lograr mayor reconocimiento y posicionamiento también. ¡No lo descuides! Descubre tu tipo de Ph. 

La gente es consumidora, como personas también somos consumibles. En 2.5 segundos generamos percepción de educación y cultura. Pero ¡cuidado!, ya que toma 30 días revertir una imagen negativa. El Cuerpo No Miente.

Etiquetas: