Hoy hablaremos de un tipo de neuronas muy particulares, las llamadas espejo o especulares las cuales son las responsables del comportamiento de imitación así como de sentimiento de empatía por los demás.

Estas células nerviosas se activan cuando observamos a otros realizando una acción, si inconscientemente llama nuestra atención, tendemos a imitarla. Pero no sólo reproducimos las acciones, sino también se produce una emulación a nivel emocional.

Fueron descubiertas en 1996 por un grupo de científicos de la Universidad de Parma. Los científicos se enfocaron en monitorear qué neuronas intervenían en el movimiento de primates mediante electrodos ubicados en la corteza frontal inferior del cerebro. Observaron e identificaron en su cerebro las neuronas que funcionaban cuando éstos realizaban los mismos movimientos que los demás.

Con ello se pudo afirmar, a través de mayores investigaciones, que estas neuronas también están presentes en los seres humanos en la corteza pariental inferior del cerebro, con la diferencia de que son más perceptibles y evolucionadas.

Estas neuronas son responsables de gran parte del aprendizaje humano y desempeño del lenguaje. Intervienen en la comprensión del comportamiento del otro lo que permite desarrollar habilidades como la empatía o imitación.

En el terreno de las emociones, cuando vemos a otras personas manifestar alegría, ira o enojo, se activan nuestras neuronas espejo y podemos llegar a experimentar la misma sensación. Esta circunstancia nos permite incrementar nuestra socialización puesto que su funcionamiento es el reconocimiento de acciones y emociones que nos permitan comprender y percibir con más facilidad las intenciones de los demás. 

Etiquetas: